domingo, 15 de enero de 2012

Nunca digas “te quiero”, si no te importa. Nunca toques una vida si pretendes romper un corazón. Nunca hables de sentimientos si en verdad no lo sientes; lo más cruel que una persona le puede hacer a otra es dejarla que se enamore cuando él no tiene la intención de corresponderle y esto trabaja para ambas partes; nunca mires a los ojos cuando todo lo que haces es mentira. El amor es como una mariposa, mientras más la persigues más te evade. Pero si lo dejas volar, regresará a ti cuando menos lo esperes. El amor puede hacerte felíz, pero muchas veces duele, el amor sólo es especial cuando se lo entregas a alguien que realmente se lo merece. Asi que toma tu tiempo y elige lo mejor. El amor no es convertirse en la “Persona Perfecta” para alguien, es encontrar a alguien en que te ayude a ser la mejor persona que puedas ser. El amor no es “es tu culpa”, si no “lo siento”. No es “donde estas”, sino “estoy aquí”. No es “como pudiste” sino “lo entiendo”. No es “quisiera que estuvieras aquí” sino “agradezco que lo estés”. La verdadera medida de la compatibilidad no son los años que se pasan juntos, sino que tan buenos son el uno para el otro. Los corazones rotos duran tanto y como uno desea y cortan tan profundamente como los dejes continuar. El desafío no es como sobrevivir a un corazón roto, sino aprender de ellos. Enamórate, pero no tropieces, se consistente, pero no muy persistente, comparte y nunca sea injusto, entiende y trata de no demandar y sufre, pero nunca mantengas el dolor. 


No hay comentarios: